Últimas Noticias



¿Qué pasó?

Durante los 45 años en los que Víctor Maldonado se posicionó como un empresario de bajo perfil, capaz de tomar riesgos, visionario, creativo, independiente y un inversionista intuitivo, logró caracterizarse por asociarse bien y delegar en sus empleados y socios la gerencia y el manejo de todas sus compañías.

Esa confianza que hasta el momento había sido inquebrantable, fue destruida cuando en el año 2004, adquirió acciones de InterBolsa en el mercado público de valores y confió ciegamente en sus dueños y administradores.

Dichos administradores, abusaron de la confianza de los acreedores y de la de Víctor, especulando con la acción de Fabricato de manera desleal, y generando la caída de InterBolsa.

En el mes de Julio de 2013, la Superintendencia de Sociedades de Colombia decidió la intervención de sus sociedades, entre las que se encuentran Helados Modernos de Colombia, Malta S.A. y Las Tres Palmas Ltda. Todas de propiedad del grupo económico que lidera. La razón de tal medida, era que tales sociedades habían resultado supuestamente beneficiadas indebidamente de una captación ilegal de dineros del público durante el escándalo financiero de InterBolsa.

Como consecuencia del proceso de intervención y de la toma de posesión de las mencionadas empresas, la Superintendencia aplicó una inhabilitación contra Víctor Maldonado, lo que en términos concretos ha significado la muerte civil.



El día 25 de Julio de 2017, Luis Guillermo Vélez, no respondió y pidió extensión de tiempo por 30 días más hasta el 4 de septiembre para responder ante la CIDH.

El día 17 de julio del 2017, La CIDH envió una carta a la canciller colombiana María Ángela Holguín, en la que le da plazo hasta el 25 de julio para responder a la demanda ante la CIDH interpuesta por nosotros la familia de Víctor.

El día 19 de junio de 2017, El caso quedó en manos de la Corte Constitucional. El líder de la iniciativa ha sido Álex Vernot. Nuestros abogados son el exfiscal Gustavo de Greiff, el exmagistrado Augusto Ibáñez y el exsuperindendente de valores Luis Fernando López.

El día 13 de junio de 2017, nuestro padre se enfrenta directamente con el liquidador del Fondo Premium, Alejandro Revollo, por su dudosa gestión a la hora de subastar los bienes que nos incautaron injustamente.

La Familia



Nosotros, la familia de Víctor Maldonado hemos querido publicar esta página para contar nuestra versión de los hechos. Cada uno de nosotros ha contribuido desde su experiencia para construir sus contenidos. Gracias a Paula por el diseño, a Juliana por el formato y las correcciones, a Maria Inés por sus historias, a Nacho por la paciencia, a Daniela por su tenacidad, a Tomy por las instrucciones técnicas, a Tavo por las anécdotas, a Mauricio por la sinopsis, a Pilar y Titina por las fotos, a Valeria por la investigación, a Inés Elvira por aclarar cada punto, a Moira por su fortaleza, a los ocho primos, Lucas y Matías, a los nietos que nos inspiran, a los que han preferido el anonimato, gracias a todos por sus aportes. Gracias a los amigos que se fueron, a los que quedan, y a los que volverán.

Han sido tiempos muy difíciles. Víctor está a la espera de ser juzgado y antes de su juicio, ya ha sido condenado.

Pocos conocen que Víctor Maldonado Rodríguez era un empresario exitoso mucho antes de que InterBolsa o el Fondo Premium existiera. La mayoría ignora que su fortuna no se hizo de la noche a la mañana. Marcas como Crem-Helado, Archie's, Foto Japón, jugos Country Hill, entre otras, emblemáticas para los colombianos, crecieron de su mano desde hace décadas. Víctor Maldonado había generado un patrimonio de gran valor mucho antes de que invirtiera en acciones de InterBolsa. Quienes trabajamos a su lado, quienes participamos o fuimos testigos de la construcción de sus empresas, vimos crecer su patrimonio a punta de esfuerzo, paciencia y templanza.

Los detractores de Víctor han sido exitosos al buscar que su fortuna responda por ellos y que la mayoría lo señale como cerebro de sus fechorías. Confiamos que su historia, la justicia, la razón y el sentido común prevalezcan.

A Víctor nunca le ha interesado figurar ni presumir de sus logros, que además nunca los consideró como propios, sino el resultado del trabajo de todo un equipo a su alrededor. Tanto así, que nuestra familia está en contacto con Universidades interesadas en convertir la historia de sus empresas en casos de éxito para los estudiantes, lo cual esperamos ocurra pronto.

Desde sus primeros negocios, Víctor empoderó a todos los soñadores con los que se encontraba en su camino, con la convicción de que alcanzarían juntos la meta, y cuando algún intento no funcionaba, tomaba aliento para afrontar un nuevo reto. Cometió miles de equivocaciones como todos nosotros, pero no es el monstruo que le han vendido a la opinión pública, tal vez, ahora que lo vemos en retrospectiva, podemos decir que su gran cualidad que tantos éxitos le trajo se convirtió al final de su vida en su gran desventaja: confió a ojo cerrado en sus amigos.

Es muy difícil, cuando no se conoce a alguien profundamente, y luego de toda el agua sucia que ha recibido su nombre, utilizar palabras como "confiado" e "ingenuo" como adjetivos calificativos para definirlo. No vamos a hacer ese esfuerzo.

A veces la explicación más acertada es sencilla y se vuelve increíble y difícil de aceptar precisamente por esa condición.

Víctor tiene 70 años y está enfermo. Cuando algunos de nosotros lo visitamos en su reclusión, esperando que se defina su situación, en una cárcel de un país que también es suyo por derecho, vemos a un hombre que si bien ha sido traicionado, sigue soñando con nuevos emprendimientos, sigue pensando cómo conseguir aliados para éste o aquél proyecto, sigue rumiando cómo generar valor, cómo continuar con una vida que comienza a extinguirse.

A Víctor Maldonado Rodríguez le están violando su honor, su integridad, el derecho a la propiedad, todos ellos derechos fundamentales para cualquier ser humano.

Víctor viajó a España, no siendo requerido por ninguna autoridad en el momento de hacerlo, con el fin de realizarse algunos chequeos médicos. Actualmente se encuentra allí en una cárcel de detención preventiva, lejos del caos penitenciario local, de las noticias de lo que a aquí sucede y a la espera de que se defina su situación.

Lo más doloroso de ésta tragedia que enluta a nuestra familia, es la impotencia para revirarles a quienes se ensañan con la desdicha. La trivialidad como se desguaza a un ser humano en algunos medios, con tantas imprecisiones y mentiras, esas que tapizan la razón, y van tejiendo percepciones que confunden y oscurecen la verdad.

A Víctor Maldonado Rodríguez le están violando su honor, su integridad, el derecho a la propiedad, todos ellos derechos fundamentales para cualquier ser humano.

La justicia se encargará de definir su futuro, nosotros, su familia, haremos todo lo posible para garantizar su defensa y no podemos más que desvirtuar esa imagen de cerebro malvado y maquiavélico que pretenden endilgarle. Ese no es Víctor Maldonado.

Acudiremos a todas las instancias necesarias, con el fin de defender su integridad.

Vamos a estar aquí el tiempo que sea necesario para señalar lo que tengamos que señalar, para asumir en su justa medida lo que nos corresponde asumir y vamos a contar nuestra parte de la historia con la altura y el compromiso que nos corresponde.

¡Es tiempo de contar nuestra versión!



Los Primeros Años

Víctor Maldonado nació en Bogotá el 9 de junio de 1945, en esta familia tradicional bogotana, conformada por cinco hermanos. Tenía 15 años cuando su padre murió y como hijo mayor asumió el cuidado de sus hermanos y de su mamá quedando a cargo de administrar los bienes, entre los que se encontraban valiosos terrenos en la sabana de Bogotá.

Se casó con María Inés Escobar, alumna del colegio Marymount de Bogotá, una mujer apasionada por el campo y la pintura, cuyo hermano Jaime Escobar ha sido pionero en el desarrollo de la industria de restaurantes en el país. María Inés y Víctor tuvieron dos hijos, Ignacio y Tomás, logrando mantener una familia unida pese a los momentos difíciles. María Inés es hija de Nicolás Escobar Soto, presidente de Texas Petroleum Company, quien fue secuestrado y asesinado por la guerrilla, se cree que fue el M-19, en 1.978

Víctor se graduó como administrador de empresas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, y desde muy temprana edad evidenció su vocación por los negocios, generando iniciativas apoyando y consolidando empresas como: Foto Japón, que llegó a tener más de 320 locales con aproximadamente 1.500 empleados; Meals de Colombia (empresa de alimentos) con 1.200 empleados; Archie's (cadena de restaurantes con más de 1200 empleos; Defrescura con 120 empleos; La Hacienda Las Brujas, con 150 empleos, dedicados al cultivo de cítricos y sus inversiones en el Hotel Santa Clara en Cartagena, que generan 320 empleos.

En la época de la crisis del café se dedicó al sembrar cultivos de cítricos. Fue socio del Comité de Cafeteros e inversionista de una de sus empresas "Cicolsa", dedicada a la producción de jugos.

Durante su vida como empresario, Víctor siempre ha demostrado un enorme interés en mejorar la calidad de vida de sus empleados y de las personas que lo rodean. Por tal motivo, su empeño y dedicación en temas referentes a responsabilidad social han sido una constante en cada una de sus empresas. Poder brindar oportunidades a algunos jóvenes de acceder a un nivel de educación alto y el apoyo a Fundaciones en pro de la sociedad, lo han caracterizado en los últimos años. Las siguientes son algunas fundaciones que hicieron parte de esas acciones:

Fundación Crem Helado: Creada como una iniciativa para ejercer la responsabilidad social y empresarial en el tema de educación. Su principal objetivo es ejercer liderazgo social mediante el desarrollo y promoción de proyectos y programas sostenibles que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad y el fortalecimiento del tejido social. Actualmente, están vinculadas al proyecto 622 instituciones educativas y 138 empresas que trabajan conjuntamente en siete ciudades del país, ayudando a miles de estudiantes.

De igual manera, apoyó a comunidades campesinas ubicadas cerca de las fincas donde sembró cítricos, en los departamentos del Valle y el Quindío, creando un centro educativo para que los niños de las veredas cercanas fueran después del colegio y durante los fines de semana, a leer y a usar computadores para aprender inglés y sistemas. Además, profesores de reconocidos colegios de la zona, acudían al centro educativo y donaban su tiempo. Aproximadamente 40 familias se beneficiaron con la asistencia de tres docentes.

Adicionalmente, se vinculó a través del Hotel Santa Clara en Cartagena con la Fundación pies descalzos, fundada por Shakira, la cual apoya en el tema ecológico y finalmente, la Fundación Clinton, apoyando a la formación de jóvenes en temas académicos.

La mayoría de las empresas que actualmente representan casos de éxito en el sector, fueron impulsadas por la visión y el talento de Víctor Maldonado en diversos sectores de la industria del país. En estas páginas les contaremos la historia de algunas de ellas.

Compañías

Hotel Santa Clara

Bastaría solo con contarles que el hotel Santa Clara, uno de los mejores en Latinoamérica, sirvió como lugar de inspiración a nuestro Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, para recrear una de sus obras, "Del amor y otros demonios".

A principios del siglo XVII, Cartagena de Indias contaba con diversos claustros religiosos de las dos comunidades femeninas: Santa Clara y Santa Teresa. De igual forma, se podía apreciar el estilo arquitectónico (regido por ciertos cánones de la época), en los conventos masculinos como San Francisco, La Popa y San Diego.

Dentro de las características de este tipo de edificaciones se observaban notablemente las formas cuadradas de los recintos, los corredores altos y bajos que se comunicaban con los patios centrales y los arcos que se conectaban con columnas pequeñas.

"En Santa Clara, puede verificarse el cumplimiento de las pautas establecidas por la iglesia. La tendencia a la sobriedad pareció prevalecer en el convento desde su fundación en 1621, hasta la exclaustración definitiva, ocurrida a mediados del siglo XIX".

Fue en 1607, cuando el Santa Clara recibe una serie de donaciones, entre las cuales se destacó la de doña Catalina de Cabrera (una reconocida mujer de la ciudad), quien tras su muerte dejó un legado de 2.500 pesos que irían a la fundación de un convento de clarisas. Sin embargo, el gobernador y el obispo de ese entonces, Jerónimo de Suazo y fray Juan de Labrada, decidieron usar esos fondos para financiar un hospital llamado San Sebastián, justificando que no era prudente construir otro convento ya que existía el Santa Teresa.

No obstante, el deseo de Doña Catalina de convertir este mágico lugar en un convento, se hizo realidad catorce años después, cuando las monjas españolas Sor Inés de la Encarnación, Sor Catalina de la Concepción y Sor Leonor del Espíritu Santo arribaron al puerto en compañía de un del monje franciscano Fray Guillén de Pedraza, dándole vida al convento que finalizaría su construcción hasta 1621.

Desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX, el Santa Clara no tuvo ningún tipo de alteraciones y las monjas clarisas superaron críticos momentos políticos y militares ocurridos en la ciudad. Pero no todo queda allí, en 1861, cuando el país estaba en plena guerra civil por diferencias entre el partido conservador y liberal, se promulgó el decreto de ley de expropiación de bienes de manos muertas.

Lo anterior, significaba que las clarisas no eran dueñas de nada, ni del claustro al que pertenecían. Por lo tanto, fueron desalojadas, llevándose algunos documentos, archivos, objetos del culto, muebles y cuadros. El Decreto puso final a los conventos y posteriormente el Santa Clara se convirtió en hospital de caridad y penitenciaría.

El arquitecto francés Gastón Legarle hizo una serie de intervenciones en la crujía de la calle del Curato y el cuerpo central, entre el claustro colonial y el patio republicano. De igual forma, al año siguiente, el ingeniero Simón Gómez remodeló el tercer piso, modificando el diseño de la calle del Torno. En el siglo XX, se construyó un anfiteatro y se amplió el tercer piso.

En 1983, funcionaron en el Santa Clara, dependencias de medicina legal, aulas de Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena, talleres de la Escuela de Bellas Artes y la sede de la Liga Departamental de Béisbol.

El emblemático edificio entraría en un momento deplorable y triste. El antiguo claustro central estaba en ruinas, lleno de musgo, con fuertes señales de abandono y olvido. La gobernación de Bolívar decidió poner en subasta varios inmuebles, con el objetivo de someterlos a una pronta remodelación y evitar el desplome de algunos de ellos, incluyendo el Santa Clara.

Como traídos del cielo y atendiendo tal vez un llamado de quienes históricamente forjaron sus pisos, de las monjas clarisas con sus rezos y de los presos y los pacientes, en el año de 1992 la firma Arias, Serna y Saravia, junto con la enorme visión de Víctor Maldonado y el amor que profesaba por la ciudad, comenzaron a trabajar en la exitosa restauración del convento Santa Clara para fines turísticos. El reconocido empresario Humberto Gómez ganó la puja en el remate a Gloria Zea y compró el abandonado lote con el propósito de construir el hotel. Como no tenía el dinero suficiente invitó a varios inversionistas para participar del proyecto. Víctor fue uno de ellos. Él se entusiasmo tanto con el proyecto que fue comprando a los socios que no tenían la capacidad de asumirlo o perdían interés, de esta manera consolidó su posición accionaria y lideró el proyecto hasta el punto de invitar varios años después a la firma Arias, Serna y Saravia para participar del mismo.

El predio contaba con aproximadamente 17.000 metros cuadrados y fue comprando por 350 millones de pesos a la gobernación de Bolívar. La labor de devolverle la vida a este patrimonio cultural de Cartagena, fue guiado bajo un absoluto respeto por los valores históricos y la autenticidad de los materiales.

Finalmente, el día 15 de octubre de 1995, en el marco de la XI Cumbre de los Países No Alineados, se inauguró el Hotel Sofitel Santa Clara, recibiendo como huéspedes a grandes personalidades, como Fidel Castro y Yasser Arafat. En varias ocasiones el Santa Clara ha sido considerado como uno de los mejores hoteles del país y en el 2015, obtuvo por segundo año consecutivo el premio a la mejor habitación de hotel en Suramérica.

Crem Helado

¿Cuántos de nosotros (con el inminente objetivo de matar un antojo) nos hemos deleitado con una deliciosa paleta Polet? ¿Cuántos de nosotros salimos corriendo (como unos locos) al escuchar las campanas del carrito, anhelando un platillo, una paleta de limón, o un Heladino? ¿A cuántos de nuestros padres los habrán llevado a celebrar un cumpleaños en uno de los más prestigiosos restaurantes del centro de la capital? ¿Cuántas historias de amor se habrán tejido en medio de las famosas hamburguesas y perros americanos, las papas fritas y deliciosas malteadas y helados?

La historia de Víctor Maldonado está detrás de esos momentos.

Cuando hablamos de Crem-Helado, sin duda alguna hablamos de nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Es una marca que tenemos incorporada en nuestro paladar.

Todo inicia en la década de los años cincuenta, en un restaurante ubicado en la avenida Caracas con calle 32. Allí, Horace Day, un gringo radicado en Bogotá, emprende un negocio donde ofrece la mejor, y tal vez la única comida típicamente gringa que se encontraba en el país. Un sinfín de hamburguesas, perros, papas fritas, malteadas, y helados eran servidos por doquier, no solo en las mesas, sino también en el carro. Fue además el primer restaurante con autoservicio en Colombia. Algo que para la época era toda una novedad, hablarle a un intercomunicador desde el carro para hacer el pedido, y saborear deliciosas hamburguesas y malteadas con la novia, los amigos o la familia en las típicas tardes de vespertina capitalinas.

Gracias al éxito de productos como el helado Chikos, sus conos y las famosas cajas, el lugar pasó de ser un restaurante familiar, a iniciar formalmente la producción y comercialización industrial de helados, con la creación de la compañía Tropicrem Ltda en 1964.

Comerse un Chiko, esos que venían en la caja de cartón y tenían un papel mantequilla blanco para no untarse los dedos, recién salido del congelador, era un experiencia sin parangón. La mezcla del chocolate con los diferentes sabores de helado, fresa, vainilla, mandarina, y piña sin duda marcaron un hito en el paladar de los colombianos que crecimos con los chikos de Crem-Helado. Están ahí , juntos en su caja congelada, en nuestra memoria.

Cuando Víctor Maldonado probó los Chikos por primera vez, supo en secreto desde entonces, que en los helados sin importar los 2,600 metros de altura sobre el nivel del mar, estaría la semilla de su desarrollo empresarial.

En 1982 es e sueno se consolida , y adquiere Crem-Helado de mano de sus propietarios, que para ese entonces eran María Eugenia Suárez, y Germán Leyva, amigo cercano de Víctor Maldonado. La planta de producción de los helados se ubicaba en la avenida las Américas, específicamente en la localidad de Puente Aranda, hacia el centro occidente de Bogotá. La visión de crecimiento de Crem-Helado por parte de Víctor Maldonado y sus hermanos, le imprime un nuevo ritmo a la empresa abriendo puntos de venta adicionales en diversos centros comerciales de la capital.

Los resultados no se hicieron esperar y las ventas se dispararon a tal magnitud, que Víctor decide emplear una estrategia masiva por todo el país, llevando al mercado los famosos carritos congeladores que distribuían y transportaban los productos desde el Cabo de la Vela, hasta el Amazonas y a casi todas las poblaciones del país. Un éxito total, consolidando a Crem Helado como la empresa líder del sector y la principal competencia de otras marcas internacionales.

La compañía Meals de Colombia S.A (Mercado de Alimentos de Colombia), fundada por la familia Maldonado en 1973, propietaria de marcas como jugos Country Hill y dueña de la franquicia de Yoplait le compra a Víctor, Crem Helado y surge la idea de crear más restaurantes hacia el norte de la ciudad, uno de ellos fue el famoso Winners€, ubicado en la 82 con 13.

Para el año 2001, en la ciudad de Manizales, pacta una alianza estratégica con la multinacional Unilever Andina, permitiendo comercializar productos de los helados “La Fuente”, en las principales ciudades del país como: Bucaramanga, Cali, Ibagué, Pereira y Medellín.

Finalmente, después de 50 años de hacer felices a muchos colombianos, la familia Maldonado decide vender Meals de Colombia (fabricante de Crem Helado) al Grupo Nutresa, el que era antes el Grupo Nacional de Chocolates. Lo anterior, permitió incrementar el portafolio de productos y convertir a la heladería en una de las compañías más competitivas de Latinoamérica.

Defrescura

Siendo unos estudiantes universitarios en EEUU, Gustavo Cataño e Ignacio Maldonado, le dieron rienda suelta a la idea de emprender un negocio en Colombia ofreciendo nuevos vegetales, que para ese entonces, no existían en el país. Defrescura nace en 1996, con el objetivo de posicionar una marca líder de vegetales con valor agregado en empaques, garantizando buenas prácticas agrícolas.

Gustavo Cataño, Gerente General de Defrescura, recuerda una anécdota de quien fue su gestor inicial y su asesor permanente durante la creación de la empresa, Víctor Maldonado, "Víctor me dijo que debíamos prepararnos para esperar 5 años aproximadamente para ver una empresa posicionada y sólida. Pensé que exageraba, pero al pasar los años supe que tenía razón, es realmente un gran visionario", asegura.

No solo fue un consejero a nivel profesional, Cataño recuerda que en la época que iniciaban con Defrescura, "me dio un cuestionario para responder sobre mi proyecto de vida. Tenía preguntas que debía proyectarme 30 años en el futuro. Me dio risa, pero hice la tarea. Hoy en día sigo consultando esas respuestas y asegurando que cumpla con cada meta", señala.

Actualmente, la compañía produce ensaladas con aderezos listas para consumir, zanahorias minis, endivias, rúgula, espinaca baby, hojas asiáticas, tomaticos cherry, entre otros. Además, cuenta con importantes clientes como Carulla, Jumbo y Alkosto. En sus fincas laboran aproximadamente 85 personas, (16 de ellas son madres cabeza de familia) en donde la compañía acompaña y apoya la educación de sus hijos.


Con la caída de InterBolsa, el sector financiero les suspendió inmediatamente todas las líneas de crédito y fomento. Sin embargo, a pesar de las dificultades la compañía sigue consolidándose en el sector.


Mitos

"Víctor Maldonado tuvo acciones en Fabricato"

  • Víctor Maldonado no adquirió acciones de Fabricato. Nunca le interesó invertir en esa compañía.
  • Tras la compra de acciones en Coltejer, decidió no comprar acciones en ninguna compañía del sector textil.
  • Después de su mala experiencia con Coltejer, Víctor Maldonado no autorizó la compra de ni una sola acción en Fabricato.
  • No existe un solo documento que sustente tal afirmación.

"Víctor Maldonado es el cerebro de InterBolsa"

  • Esa frase tan repetida por algunos medios de comunicación es absolutamente falsa.
  • Víctor Maldonado no ejerció cargo alguno en su administración.
  • Invirtió en acciones de InterBolsa convencido como los demás inversionistas de que hacía un buen negocio.

"Víctor Maldonado era socio del Fondo Premium"

  • Víctor Maldonado no fue administrador, ni socio, ni accionista, ni asesor del Fondo Premium.
  • La definición de administrador se encuentra establecida en la ley 222 de 1995 y en ella no cabe como administrador Víctor Maldonado.
  • No tuvo nada que ver con su creación, administración ni desarrollo.

"La fortuna de Víctor Maldonado es producto de la captación ilegal de InterBolsa y del Fondo Premium."

  • Nada más triste y desacertado que esa afirmación: El patrimonio de Víctor Maldonado se hizo en las tres décadas finales del siglo pasado.
  • Víctor Maldonado en ningún momento fue administrador, socio, accionista, inversionista o asesor del Fondo Premium. Su deuda y la de sus empresas las adquirió en el año 2005 con Valores Incorporados S.A.S.

"Víctor Maldonado es el "paganini""

  • Víctor Maldonado siempre ha estado dispuesto a resarcir la deuda que él tiene con Valores Incorporados S.A.S, por una suma que se aproxima a los 110 mil millones de pesos
  • En varias ocasiones ha presentado propuestas de pago ante el agente liquidador para poder resarcir su deuda
  • Quienes confesaron sus delitos, pretenden pagar sus deudas con el patrimonio de Víctor Maldonado y su familia
  • Víctor Maldonado pagará únicamente lo que él debe
  • ¿Dónde están los más de 120 deudores del Fondo Premium?

"Víctor Maldonado ha entablado acciones de tutela para burlarse de sus obligaciones"

  • Lo anterior es totalmente falso. En el mes de diciembre de 2012, Erick Adersen, quien fue director del Fondo Premium, aseguró para la emisora W radio, que las decisiones las tomaban desde Premium Capital Investment Advisers (PCIA) gestor del fondo, de los señores Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortíz.
  • Los fondos operaban a través de contratación de asesores que tomaban las decisiones del día a día. Existieron 21 profesionales en inversión que trabajaban para Premium Capital Investment Advisers.
  • En ningún momento Víctor Maldonado figuró como administrador, socio, inversionista, accionista o asesor del Fondo Premium.

"Víctor Maldonado era socio del Fondo Premium"

  • Víctor Maldonado ha entablado acciones de tutela para evitar la intervención de las sociedades de las cuales tiene relación: Helados Modernos de Colombia S.A., Malta S.A y Las Tres Palmas Ltda.
  • Desde hace más de dos años puso la cara y está buscando soluciones para los afectados, así como para las compañías que en este momento se encuentran tomadas en posesión, poniendo en riesgo el empleo de más de 3.000 personas.
  • Fue el único accionista de InterBolsa que desde el principio, ha estado dispuesto a pagar las sumas que adeuda y lo ha manifestado en repetidas ocasiones tanto a las autoridades, como a los medios de comunicación entre ellos: El Espectador, Revista Semana, Revista Dinero, La República, El Tiempo, entre otros.

Premium Capital Appreciation Fund

Otras Inversiones

Además de las inversiones en las participaciones en las empresas colombianas, PCAF también tenía inversiones por fuera del país, usualmente en las grandes instituciones financieras del mundo.

Directores

Eclipse management. La normatividad en Curazao exigía que para crear Premium Capital Appreciation Fund, era obligatorio contratar directores de ese país, que se conocen como "representantes locales". Estos no tienen responsabilidades del manejo de los recursos y básicamente se limitan a asegurarse que se cumpla el reglamento del fondo. Ellos también se encargaban de la estructura del fondo y actuaban como su representante legal. Contrataron a la compañía Eclipse Management para este fin.

Administradores

Amicorp Fund Services. El administrador tiene funciones operativas. Recibe toda la información acerca de las inversiones del fondo. Además calcula el valor de la unidad, recibe y lleva la información de los diferentes accionistas del fondo. Lleva la contabilidad del fondo y con base en eso calcula el valor de la unidad y envía los extractos a los accionistas sobre su inversión y el estado financiero del fondo. Además, procesaba las nuevas suscripciones y redenciones del fondo.

Andean Capital Markets

El accionista de Andean Capital Markets S.A. en un 99% era el Premium Capital Appreciation Fund B.V. y por ende era controlado por el Gerente de Inversiones del mismo PCIA. Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo controlaban de manera directa a Andean Capital Markets S.A.

Auditor

Ernst & Young. Esta firma multinacional presta servicios de auditoría, impuestos, finanzas, contabilidad, y fue el auditor del PCAF. El auditor certificaba los estados financieros del fondo y revisaba que cada activo y pasivo representara el valor real. Preparaban los estados financieros de año y se los reportaban al Supervisor/Regulador del fondo.

Contrato de Corresponsalía en Colombia - Sociedad Comisionista InterBolsa

Comisionista de bolsa. Para el año 2003, PCAF solicita autorización a la Superintendencia Financiera para firmar un contrato de corresponsalía en Colombia a través de InterBolsa. El objetivo de este contrato era poder vender las unidades del fondo en el país. La Superintendencia Financiera de Colombia, autorizó dicho contrato.

Gerente de Inversiones

Premium Capital Investment Advisors (PCIA). Compañía propiedad de Ortiz y Jaramillo, contratada por los accionistas gerenciales del fondo, para decidir cómo invertir los recursos del fondo.

El Premium Capital Investment Advisors (PCIA) tomaba decisiones de dónde invertir los recursos del fondo. Cobraba una comisión que es del 3% del valor del activo, más una comisión de éxito del 20% por encima de una tasa mínima de retorno.

Otros Deudores

Existen más de 120 (personas naturales, jurídicas y sociedades) que deben al Fondo. Dentro de los deudores se encuentran las compañías: Azul y Blanco, Emcali, Ecocafé y Kapital Inmobiliaria.

¿Qué es PCAF?

Premium Capital Appreciation Fund: El fondo es constituido el 22 de Mayo de 2001 en las Antillas Holandesas (Curazao). Premium Capital Appreciation Fund es creado por Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz, accionistas limitados y fundadores del fondo. A su vez, crean la empresa Premium Capital Investment Advisors para ser la empresa gerente de Inversiones.

¿Quiénes eran sus socios?

Dos tipos de Accionistas

Accionistas gerenciales: Reforman los estatutos del Fondo. Son quienes nombran a los gerente de inversión y cuentan con atributos para reformar la estructura del fondo. Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo contaba cada uno con el 50% de las acciones limitadas.

Accionistas limitados (Más de 1.000): Son los que hoy en día se les llama acreedores del Fondo. Estos accionistas aportaban dinero a cambio de unidades o acciones del fondo.

Socios de PCAF: Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo. Ambos figuran como titulares de las acciones gerenciales con derecho a voto del fondo (50% cada uno), desde el 2 de Junio de 2008. En su poder se encontraban decisiones vitales como nombrar y remover a los miembros de la Junta Directiva, aprobar estados financieros, modificar los estatutos e incluso tenían la capacidad de disolver la sociedad.

¿Cuál era el objetivo del fondo?

Ofrecer rentabilidad en dólares a los accionistas generales con casi ninguna restricción a la hora de hacer uso de estos dineros.

PICP Alternative Investments

Esta sociedad era una sociedad cuyo único accionista era Premium Capital Appreciation Fund B.V.

Reguladores

Banco central de Curazao y Saint Martin. Supervisaban y regulaban el fondo y se aseguraban que cumpliera con sus normas y estándares. En Colombia, la Superfinanciera autorizó al fondo a operar en el país, a través de un contrato de corresponsalía para buscar nuevos inversionistas.

Rentafolio Bursátil

Sociedad colombiana creada en Junio de 2002 por Juan Carlos Ortiz, cuyos accionistas mayoritarios son PICP Alternative Investments, siendo Jaun Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo controlantes de la misma a través de PCIA.

Valores Incorporados

Valores Incorporados es una sociedad en Colombia cuyos accionistas mayoritarios son Andean Capital Markets S.A.(82,51%) y otras subsidiarias de Premium Capital Appreciation Fund B.V. siendo Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo controlantes de la misma a través de PCIA.


Notas

  • En el año 2001, PCAF Premium Capital Appreciation Fund (PCAF) solicita autorización a la Superintendencia Financiera para firmar un contrato de Corresponsalía en Colombia a través de InterBolsa Comisionista de Bolsa. El objetivo de este contrato era poder vender las unidades del Fondo PCAF de manera legal en el país.
  • Víctor Maldonado no era ni representante legal, ni era el que tomaba las decisiones. Él llegó a PCAF, como cualquier otro acreedor a que le prestaran dinero del mismo.
  • Víctor Maldonado es un empresario cuya principal característica era confiar ciegamente en sus socios y no estar al día a día de sus negocios. Su función era imprimir dinamismo y crecimiento exponencial a sus empresas.
  • Los créditos que Víctor Maldonado recibió de la sociedad Valores Incorporados fueron invertidos en su mayoría, en la expansión de algunas de sus compañías y en proyectos inmobiliarios.
  • Ninguna de las sociedades (Valores Incorporados y Rentafolio Bursátil) están vinculadas accionariamente con Víctor Maldonado. Los créditos solo se realizaron con Valores Incorporados.


Su mensaje ha sido enviado. Gracias.

"No tengo sino un profundo sentimiento de agradecimiento con el señor Víctor Maldonado, pues en 14 años que trabajé para una de sus empresas no encontré sino a una persona con todo el carisma del mundo, honesta, sincera, derecha, humana, caritativa, y en fin, cualquier cantidad de valores que se puedan encontrar en una persona. Solo le pido a Dios que se haga justicia y que le conceda lo mejor, ya que él no merece en este mundo sino cosas buenas, a los afectados los entiendo y les digo que es muy fácil hablar mal de Víctor Maldonado cuando se desconoce la confianza que el depositó en su gente, la magnitud de sus negocios y la calidad de persona que hay en él."

"Buenas tardes Doctor. Depronto no se acuerde muy bien de mí, pero yo sí perfecto de usted. Lo tengo en mi mente desde que tengo uso de razón. Siempre he creído en usted como esa persona correcta que ayudaba a mi mamá Ana. No recuerdo cuando fue la última vez que lo vi, pero sé que todo saldrá bien. Que la justicia divina existe y está de su lado. Mi familia y yo vivimos pendientes de su proceso y le pido a Dios con mucha Fe, que lo acompañe en este proceso. Un fuerte saludo y ánimo que no está sólo"

"Don Víctor, un saludo de todo corazón. Espero esté bien. Lo acompaño en este proceso, todavía sigue siendo mi Jefe, esa persona sencilla y amable que lo caracteriza, siempre he tenido el sentido de agradecimiento con usted y toda su familia por brindarme apoyo con mi trabajo y así pude salir adelante con mi familia. Gracias por todo y el señor Dios lo bendiga y le dé la fortaleza para seguir adelante, uniendo fuerzas, lo volveremos a tener junto a todos nosotros, un abrazo."


Para mayor información, escríbanos a info@victormaldonadorodriguez.org